fbpx

Biografía

Luis González. (Madrid 1957).

Licenciado en Derecho por la U.N.E.D. y Máster en Gerencia de Empresas por el Instituto de Empresa. Casado y con dos hijos, ha dedicado cuatro décadas de su vida a la banca, donde ha ocupado algunos puestos de dirección en distintas entidades financieras.

Banco del Norte, Banco Meridional, Caja de Ahorros de Navarra, Banca Cívica y Caixabank, son las entidades donde se ha desarrollado dentro del mundo de la Banca y de la empresa.

Comenzó a escribir muy joven, aunque fue en 2019 cuando publicó su primera novela histórica, situada en el siglo XIII y la batalla de las Navas de Tolosa. LA CASILLA DE LA MUERTE.

Los templarios, los misterios de las catedrales y los mensajes encriptados en algunas iglesias del Camino de Santiago nos conducirán hasta la misma puerta donde se encuentra el Grial.

LA CASILLA DE LA MUERTE es una novela histórica muy documentada, que ha tenido un trabajo previo de investigación muy importante, hasta dar a luz los secretos ocultos en el Juego de la oca. Un juego que inventaron los templarios y cuyas casillas tienen encriptados mensajes reveladores sobre los importantes principios metafisicos que se han ocultado al hombre desde el comienzo de la era cristiana.

Luis González, conserva un fuerte interés por la unión entre la religión y la ciencia, las organizaciones secretas y los códigos ocultos. También ha sentido una especial atracción por la historia como forma de conocer y conocernos, a veces de reconocernos como personas y como pueblo.

Se declara un apasionado admirador de la Edad Media, un periodo donde se construyeron las catedrales, se descubrió el gótico y donde convivieron las tres culturas. Una época que conservó todo el conocimiento ancestral que hoy día, considera, debería ser obligado estudiar en profundidad.

Todo ese interés culminó en su primera novela, LA CASILLA DE LA MUERTE, y ahora en esta segunda entrega de la saga, ¿QUIÉN GUARDA AL REY?

En esta segunda novela nos acerca al enigmático mundo de los cátaros y a la cruzada albigense.  Una verdad que profesaban y que amenazaba los cimientos de la iglesia. Un trabajo de tres años que ahora pone en manos de los lectores.